Alt

Todos los años se venden billones de juguetes en todo el mundo, para divertir y entretener a niños de todas las edades. Sin embargo en muchas ocasiones estos mismos juguetes están asociados a lesiones, a veces graves, por uso inapropiado. A modo de ejemplo, en el año 2003 mas de 150.000 niños debieron ser asistidos en EEUU por lesiones relacionadas con el uso de juguetes. Casi el 50% de esos niños eran menores de 4 años. Afortunadamente más del 90% de las lesiones fueron leves.  Aún así 11 niños fallecieron a causa de lesiones asociadas a juguetes (la mayoría por sofocación-asfixia provocada por objetos pequeños o globos de látex). Los juguetes de montar (bicicletas, monopatines, triciclos, etc.) son responsables de la mayoría de las lesiones, sobretodo por caídas desde los mismos. En el 50% o más de los casos, las lesiones involucran la cabeza y/o la cara. Los menores de 3 años están más expuestos a accidentes por sofocación por pequeños objetos por su tendencia a llevar éstos a la boca. Las lesiones ocurren cuando se hace mal uso de los juguetes o los mismos son utilizados por niños demasiado pequeños. Actualmente la mayoría de los fabricantes incluye instrucciones de seguridad y a que franja etaria va dirigido cada juguete.

Fuente: SUAT

Cuando seleccione juguetes para sus hijos, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Elija juguetes que sean apropiados para la edad del niño y que se adecuen a su nivel de habilidad e interés.
  • Evite usar globos de látex (prefiera los de mylar: material parecido al papel para envolver regalos y que ya vienen inflados).
  • Asegúrese que los juguetes se utilicen en ambientes seguros (por ejemplo, mantener los juguetes de montar lejos de las escaleras...
  • participe en el juego de su hijo (es la mejor forma de supervisar y prevenir)
  • Guarde los juguetes destinados a niños más pequeños separados de los de otras edades.
  • Revise regularmente los juguetes en busca de roturas o piezas flojas que pongan en riesgo a los niños.

Factores de riesgo y prevención por edades

Los siguientes juguetes no son apropiados para bebés:

  • Juguetes que cuelgan de cunas y corralitos, con cuerdas de mas de 18-20 cm. Un niño puede estrangularse  si una cuerda se enreda alrededor del cuello.
  • Juguetes con partes lo suficientemente pequeñas como para ser llevadas a la boca.
  • Envolturas plásticas de juguetes (riesgo de sofocación).

Juguetes no apropiados para menores de 3 años:

  • Juguetes pequeños o con piezas separables que puedan llevarse a la boca y provocar sofocación (ojos de animales de peluche, fichas de juegos de mesa, bolitas, pilas, etc). Recuerden revisar periódicamente debajo de los muebles o entre los almohadones en busca de estos objetos.
  • Globos de látex.
  • Envolturas plásticas de juguetes.
  • Las partes flojas o largas de la ropa (cordones de capuchas, etc) pueden provocar estrangulación al engancharse en juegos en áreas de recreo.

Nunca dar a niños que empiezan a caminar  juguetes con alguno de los siguientes elementos:

  • Piezas que se puedan extraer.
  • Alambres expuestos.
  • Piezas que se calientan.
  • Pintura con plomo.
  • Materiales tóxicos.
  • Piezas rompibles.
  • Puntas o bordes filosos.
  • Piezas de vidrio o quebradizas.
  • Resortes, engranajes o piezas abisagradas que puedan atrapar dedos.

Los siguientes juguetes no son apropiados para menores de 8 años:

  • Juguetes con puntas o bordes filosos.
  • Juguetes eléctricos con elementos que se calienten.
  • Juguetes que contengan sustancias tóxicas: juegos de pintar u otros del tipo “Quìmico Precoz”...
  • Juguetes que puedan atrapar los dedos.
  • Armas de juguete muy ruidosas o que disparan algún tipo de proyectil (aún los proyectiles “blandos” pueden provocar lesiones oculares)
  • Juguetes que puedan contener pintura con plomo (sobretodo los más antiguos, recuerdos de nuestra infancia...).

Nota especial a proposito de los “andadores”.

  • La mayoría de las Academias de Pediatría desaconsejan el uso de andadores.
  • En el 2003 solo en EEUU se asistieron  mas de 3000 niños por lesiones asociadas al uso de andadores.
  • Los bebés en andador pueden caerse por escaleras o aproximarse a piscinas, hornos, estufas, etc.
  • El uso de andadores aumenta las chances de intoxicaciones  al posibilitar al bebé una mayor movilidad y eventual acceso a químicos o medicamentos.
  • Estos dispositivos no facilitan que el bebé camine antes o que tenga una movilidad más rápida o avanzada. Pueden en realidad impedir o retardar el desarrollo de ciertas habilidades motrices como pararse, gatear o arrastrarse.